RETOS PARA EL MAESTRO DE HISTORIA

Posted On 6 septiembre, 2010

Filed under General

Comments Dropped leave a response

1. El papel del docente

En el contexto de las reformas curriculares de los programas de estudio en la educación básica, destaca el papel fundamental de los docentes en el proceso de enseñanza-aprendizaje de los niños, niñas y jóvenes. La docencia enfrenta también un momento de cambio en el que es indispensable transformar nuestra concepción de la disciplina, de crear un ambiente de aprendizaje que permita y facilite en los alumnos la construcción de conocimientos, el desarrollo de habilidades y el fortalecimiento de valores y actitudes, es decir, propiciar el desarrollo de competencias propias de este campo de conocimiento.

El docente que enseña historia debe ser competente, conocer las implicaciones que tiene esta asignatura, ya que debe acompañar a los alumnos a construir el conocimiento histórico de una forma significativa. Esto implica la tarea de perfeccionar su trabajo en el campo del conocimiento histórico y la didáctica.

Es importante comprometernos no sólo a dominar el enfoque para la enseñanza, los propósitos y los contenidos, también ponerlos en práctica en el aula. A la vez debemos conocer quiénes son los alumnos con los que trabajamos, con el objeto de tener presente su desarrollo cognitivo y las características del grupo.

En nuestra práctica docente es muy importante que el trabajo se enfoque hacia el aprendizaje de los estudiantes, buscando recuperar sus conocimientos previos, sus dudas e inquietudes. No se debe olvidar que el valor formativo de la disciplina va más allá de concebir a la historia centrada en el acontecimiento, significa dirigir la mirada hacia la explicación histórica por procesos.

En las investigaciones sobre la didáctica de la Historia, campo reciente en esta disciplina, se ha insistido en que el docente debe favorecer el desarrollo del aprendizaje significativo en sus alumnos, para ello se requiere dejar atrás la enseñanza tradicional basada exclusivamente en la memorización pasiva de hechos, nombres de lugares, fechas, listas de reyes, batallas, etcétera. Comparar las características propias del aprendizaje desde el contexto tradicional, basado en la memorización, contra el aprendizaje significativo, debe ser una tarea constante de nuestra actividad. En la siguiente tabla comparativa podemos observar los componentes que constituyen a cada tipo de aprendizaje.

Aprendizaje por repetición Aprendizaje significativo
  • Se caracteriza cuando el alumno se limita a repetir un determinado acontecimiento o contenido, sin vincularlo o relacionarlo con los conocimientos disponibles en su estructura cognitiva.
  • Este aprendizaje tiene lugar cuando lo que se aprende se relaciona con las estructuras de conocimiento disponibles de una forma sustancial, no arbitraria y no literal.
  • Generalmente lo que se aprende se hace de una manera arbitraria y literal.
  • Se caracteriza por establecer un mayor número de conexiones entre el contenido y los conocimientos previos.
  • El aprendizaje se basa en la mera repetición, poco elaborado, y por tanto es un aprendizaje fugaz.
  • Favorece la elaboración de nuevas relaciones y los conocimientos previos se van modificando.
  • Generalmente se presenta porque el alumno no dispone de un conocimiento previo relevante para elaborar el contenido nuevo.
  • Para que se produzca el aprendizaje significativo, es necesario, que el estudiante se sienta motivado y encuentre la relación que este tiene con su cotidianidad.
  • La incorporación de conocimientos se produce de forma pasiva.
  • Los alumnos reconstruyen y reelaboran los contenidos, otorgándoles significado y atribuyéndoles sentido.


Algunas veces el trabajo docente se ve obstaculizado por otro tipo de inquietudes, por ejemplo: ¿es suficiente el tiempo para concluir con los temas del programa?, ¿debo trabajar con profundidad todos los contenidos?, ¿los temas que se abordaron en grados anteriores, los debo repetir? o simplemente, hay que atender una cantidad de demandas (generalmente concursos) de proyectos externos, cuyos propósitos no están relacionados al logro de aprendizajes.

Cabe recordar que el cumplimiento de los contenidos programáticos depende no sólo de lo que se enseña, sino también de cómo, cuándo y cuánto se enseña, por ello, se debe atender a las preguntas “para qué” y “por qué enseñar”. Como docentes debemos saber plantear los temas de manera general para tener precisión en su tratamiento, lo que demanda un dominio de los mismos y una cuidadosa reflexión para saber a dónde se quiere llegar.

Tomado del DIPLOMADO DE HISTORIA UPN 2010

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s